NACIDOS PARA DISFRUTAR

Este tema me apasiona, es algo en lo que pongo mucha atención cada día, en disfrutar al máximo de todo lo que la vida me ofrece y en animar a otros a que disfruten, pues mucha gente vive una vida gris, sosa, incolora, atentos a hacer siempre lo que deben hacer, las obligaciones y se les escapan los pequeños detalles preciosos de la vida, como es el amanecer, que esta mañana, por cierto, estaba en rosa y gris y era una gozada desayunar viendo moverse las nubes en esos tonos pastel. Disfrutar del relax que produce el colchón, en el que se desparrama nuestro cuerpo y pierde todo el cansancio del día anterior, o el calor de las sábanas alrededor del cuerpo y la luz que entra a rayas, por la persiana, cuando amanece, y sentir el calorcito del agua de la ducha que limpia y refresca nuestro cuerpo al caer, y el agua fresca al levantarse, que desatranca tuberías y conductos de la respiración, y el placer del café mañanero, que calienta las entrañas y y parece que se le siente recorrer el cuerpo y refrescarnos… y así tantos y tantos detalles de la vida cotidiana, que son para disfrutar, que nos alegran la vida y que muchas veces pasan sin que apenas nos demos cuenta de ellos, sin que caigamos en la cuenta de su existencia.

Dice el Talmud (sabiduría rabínica de los tiempos de Jesús), que todos tendremos que rendir cuentas de los placeres legítimos que hayamos dejado de disfrutar. Y la realidad es que hemos nacido para disfrutar, y que gozar es más una actitud mental que un conjunto de circunstancias); el disfrute es, en realidad, más una elección que una casualidad. Todos sabemos que unas `personas gozan de la vida mucho más que otras. Y los que disfrutan de la vida más, no están necesariamente más dotados ni son más afortunados, sino que, sencillamente, algunos han preparado sus programas internos para gozar de la vida, mientras que otros parecen empeñados en la lucha perpetua por abrirse camino en ella. Nos despertamos cada mañana con esa programación mental: a gozar de la vida o a lucharla. Esta programación fue instalada en nosotros en los primeros años de nuestra vida: fue el resultado de las sugerencias de los de alrededor y de los comportamientos aprendidos.

Hemos nacido para ser felices, no para ser perfectos, ni eficaces, ni para responder a lo que los demás esperan de nosotros. Es necesario analizar las causas que nos impiden disfrutar. Cada cual debe explorar sus espacios internos y entrar en contacto con las razones que pueden disminuir nuestra capacidad de gozo. Para algunos puede tratarse de un mensaje directo de la infancia de que la vida no está hecha para disfrutarla. Los mensajes que recibimos durante nuestra infancia tienden a seguir sonando de por vida dentro de nosotros, a menos que los identifiquemos y los saquemos a la luz. “La vida es lucha. No se debe estar mano sobre mano. El mundo es cruel : ”Piensa mal y acertarás, Mira tu hermano qué bien lo hace…”

A veces nos autocastigamos recordando todos y cada uno de nuestros errores. Llevamos un meticuloso inventario de nuestros fallos y, aunque Dios nos los perdone, nosotros no podemos perdonarnos jamás. Es como si nos hubiéramos juzgado y hubiéramos grabado nuestros fracasos en cada músculo y célula de nuestro ser. El complejo de culpa es sin duda una de las causas que más nos impide disfrutar y contra el que tenemos que luchar la mayor parte de los seres humanos.

Las víctimas del perfeccionismo viven una “trayectoria suicida”, ya que les priva de la plenitud de la vida. Como no son perfectos, son un continuo fracaso. Y cuando el fracaso se convierte en el color de nuestros días y nuestras noches, se apoderan de nosotros el desánimo y la depresión.

Todos tenemos algún complejo de inferioridad. Todos tenemos áreas de inseguridad. La inferioridad es lo opuesto a la superioridad y al mismo tiempo siempre implica comparación. Nos confrontamos con otros y nos parecen más inteligentes, más guapos, más capaces o más virtuosos que nosotros. La comparación siempre es el comienzo de sentimientos de inferioridad. Y es casi imposible disfrutar de algo cuando no gozamos de nosotros mismos.

El planteamiento del “todo o nada” también puede minar el placer. Una parte de nosotros es buena y hermosa, pero hay otra parte que no se ha transformado. Una parte de nosotros es luminosa y otra es oscura; una parte crece y otra duda; una parte es amor y otra es egoísta. El planteamiento del “todo o nada” no conoce la palabra proceso. Todo tiene que ir completamente bien y en todo hay que sacar sobresaliente o, de lo contrario, todo se convierte en la noche oscura del alma.

Finalmente, deberíamos revisar nuestras premisas. Algunos hemos construido nuestras vidas sobre presupuestos irracionales. Por ejemplo, “no puedo disfrutar si estoy solo” (lo que le produce un miedo enorme a la soledad y está siempre buscando a los otros). “Soy así y no puedo cambiar” (le inmoviliza y le estanca). “Tengo que hacer todo bien” (y no puede perdonarse nunca un error). “No se puede vivir sin salud” (huirá siempre de la enfermedad, o la negará, o se sentirá infeliz al menor dolor de cabeza propio o ajeno). “La felicidad ha de ser completa” (la más mínima cosa le estropeará su bienestar y lo contabilizará en negativo).”Tengo que agradar a todo el mundo” (en cuanto alguien les cuestiona algo, sufren por no gustar….)

Si estamos pasando un día agradable pero permitimos que un pequeño incidente lo eche todo a rodar, deberíamos preguntarnos por qué lo hicimos. Si hemos disfrutado de una gran película y regresamos a casa descontentos porque nos ha costado caro el aparcamiento, deberíamos hacernos una reflexión sobre lo que nos impide disfrutar y nos hace poner los peros que nos disminuyen el gozo.

Si en un grupo caemos bien a todos los componentes menos a una persona, y nos sentimos mal por culpa de esa única persona, es necesario investigar y poner nombre a aquello que nos niega el placer. Todos sabemos que podríamos ser felices pero siempre hay un gran sí o un gran pero. Pues ya es hora de que eliminemos los peros de nuestra vida. Para ello sería conveniente analizar detenidamente los que ponemos de manera habitual, con el fin de poder ir disfrutando cada vez más del viaje de la vida.

Cuando la vida resulta difícil, podemos ser más felices y sentirnos mejor con nosotros mismos cuando asumimos la dificultad, porque LO IMPORTANTE NO ES LO QUE NOS OCURRE, SINO LO QUE PENSAMOS POR LO QUE ESTÁ SUCEDIENDO. La clave para superar una adversidad en la vida es la aceptación sabia y humilde del problema. Al principio lo niegas y parece que no lo vas a poder soportar, pero después lo reconocerás y podrás aceptarlo, si quieres ser honesto contigo mismo y con la vida. Para llegar a la aceptación es necesario dedicar tiempo a la reflexión, a escuchar la voz interior, a poner nombre a los problemas y así hacer brotar la fortaleza interior que todos poseemos. Hay que saber buscar el núcleo de nuestra insatisfacción, sin huir, sin lamentarse, pero reconociendo lo que necesitamos.

Hay que poner cuidado en no malgastar energía en el rencor o en comentarios negativos, quejas y autocompasiones. Mi vida me pertenece.

ES DIFICIL VIVIR SIN DINERO O SIN SALUD,
PERO ES MUCHO MÁS DIFÍCIL VIVIR SIN ILUSIÓN.
Conviene recordar que somos peregrinos en el viaje de la vida y lo importante es saber disfrutar del trayecto. Hay que tomar la decisión de vivir aquí y ahora, sin dejar que la memoria invada nuestro presente. Así evitaremos nostalgias y vivir más preocupados que ocupados. Es de sabios gozar de las pequeñas cosas como paseos, amaneceres y puestas de sol, partidas de cartas, álbumes de fotos o una comida rica. y saber vivir con humor para descubrir el arco iris y la amistad.

Todos tendremos sufrimientos, pero hay que intentar disfrutar lo más posible en el viaje de la vida.
VIVIR ES UN ARTE… Y TU OBRA DE ARTE, ES TU VIDA.
Y si, además, saber vivirla acompañado de Dios, todo será más fácil y más pleno, ya que El nos impulsa a la felicidad, a la armonía y a la plenitud.
y recordar que el disfrute es más una elección que una casualidad personal, que hemos venido a la vida para gozarla, para vivir en plenitud, para saborear cada instante y ser lo más felices posibles. Pues, ¡ála, vamos a disfrutar de este instante, de este día que no volverá a pasar nunca más!… Verás como cada día puede resultar apasionante. Hasta la próxima revista Humanizar, Mari Patxi

Ya he vuelto

YA HE VUELTO, sin enterarme casi de nada, resulta que he estado más de un mes en coma, que he tenido a todo el mundo disgustado y que ahora hay que conseguir que aprenda todo lo que he desaprendido en estos meses. No me acuerdo de nada del pasado y casi de nada de lo de hace un rato. Tengo que ir 2 horas al día a rehabilitación cerebral, para recordar números, letras y expresiones. No puedo con mi alma. Me han lentificado y hago todo despacio, despacísimo, me tumbo por las esquinas y me canso de todo. También me han tocado la hormona de la saciedad y resulta que, coma lo que coma, nunca me sacio y sigo teniendo hambre.

 Muchos habéis llamado y no os han invitado a verme porque me lío en cuanto hay tres personas. Por eso han graduado nuestros encuentros, pero, por favor, dejádlos para más adelante, que os necesitaré para que me saquéis a dar un paseo o leerme un rato. A mis hombres los tengo tullidos. Doy mucha lata y a mi pobre marido le vuelvo loco de noche y de día…  Y mis hijos me sacan a pasear uno cada día y también les agoto… Me han prohibido conducir, con lo que me siento menos libres, pues el coche me hace sentir como un pájaro, que puedo volar a donde quiera y ahora no me muevo de casa. 

Me han dado unas semanitas de vacaciones en la clínica y ya me he ido una a Huelva, a casa de mi hermana Roncesvalles y hemos disfrutado, descansado y comido mucho pescaíto, que me encanta. Nos iremos este mes de julio una semana a la Manga, toda la familia, los 16, a esperar juntos
el nacimiento de Olivia, la próxima nieta y el curso próximo está en blanco, porque no sé cual será mi tarea ni qué lugar ocuparé en el mundo. Tengo que encontrarlo. No sé si algún día volveré a ser la misma, creo que no, pero os pido que me queráis igual, para ayudarme a ser. Mis hijos me piden mucho que me ría y es que se me ha quedado un gesto serio que me preocupa y no nos gusta
nada. Pero en el fondo del alma estoy contenta, de mi gente, de mi vida, de que siento que Dios acompaña este tiempo tan difícil y que descanso mucho en El. Espero que me siga ayudando a ser feliz y a hacer felices a los demás. Sobre todo a Joaquín, que le tengo muy preocupado y muy triste, al verme así, que parece que se me ha olvidado cantar con todo lo que cantaba yo antiguamente…

Os mando un abrazo bien fuerte a todos mis amigos, a los que os habéis molestado en leer mi curriculo con tanto cariño y a mi hijo Javier, que lo ha ido poniendo al día. Le paso esta carta para que la una a lo anterior.

Mari Patxi

Estamos casi de vuelta

Hola,

Le he pedido he mi madre que escribamos este texto a medias.

Le he preguntado como titularlo, y quiere poner “Estoy de vuelta”, pero yo creo que es mejor dejarlo en casi de vuelta.

Hoy está cansada pero cada vez se la ve mejor. Esta tarde ha ido al baño andando prácticamente sola, lo cual es un gran avance si tenemos en cuenta que ha estado casi tres semanas en la UCI y había perdido casi toda la fuerza en las piernas.

Le he pedido a mi madre que me dicte algo para contaros y dice lo siguiente:

Ya se han superado las palabras más gordas: ceguera, fallos de memoria, etc.

 

Me encuentro bien, extraña, y algo asustada. Asustada porque mi cuerpo pesa más de lo que yo creía, me cuesta moverlo.

 

Mis enfermeros son perfectos. Me tienen envuelta en una alfombra de amor y de ternura.

La verdad es que le cuesta un mundo decir estas cosillas, pero esta mucho mejor que estos días. Como hemos comentado siempre va a ser una cosa lenta, y tendremos que fijarnos en lo positivo de cada momento.

Un beso a todos.

Durmiendo en la habitación 3 semanas despues

Buenos días,

Anoche dormí con mi madre en la habitación, tres semanas después del primer intento.

Nos da miedo hasta decirlo, si tenemos en cuenta la recaída tan gorda que tuvo la otra vez.

Está muy cansada porque las dos noches anteriores no había dormido nada, pero la verdad es que anoche durmió aceptablemente bien. Es verdad que en medio de la noche se despertó unas cuantas veces, pero cuando le decía que era todavía muy pronto volvía a dormirse.

Todavía dice muchas frases fueras de lugar y un tanto inconexas, pero entendemos que eso forma parte del proceso normal de recuperación; sobre todo si tenemos en cuenta el cansancio que tiene que llevar acumulado.

Saludos.

Risas

Buenas tardes,

Estos dos días ha estado mejor. Continúa todavía en la UCI, pero cada día va mejorando.

Si algo podemos contaros de estos dos últimos días es que mi madre se está riendo. Quién haya tenido la suerte de conocerla sabrá que le gustan muchísimo las bromas, y reirse. Ayer estuvo gastándonos bromas y riéndose a carcajadas.

Uno de los problema que tiene es que por la noche está charlando y pensando, y luego por el día está muerta de sueño. Esperamos que cuando salga de la UCI y vaya a la habitación se acople a particular los horarios de día y de noche. Más nos vale, porque si no lo hace nos va a destrozar a los que nos quedemos con ella a dormir.

Un beso a todos.

Esto tiene buena pinta

Buenos días,

Como ya he comentado otras veces, el proceso de recuperación va a ser
largo y con altibajos. Hemos tenido varios bajones últimamente, pero
desde la operación del jueves parece que va bien.

Ahora mismo le está dando de comer mi hermano, y está todo el rato hablando.

Un beso a todos y ya os iré contando.

Esperando noticias

Buenos días,

Ayer operaron a mi madre, y le volvieros a poner el hueso de cráneo que le faltaba. No sabemos cómo le ha ido porque ayer estaba todavía sedada cuando nos tuvimos que ir de la UCI.

Hoy podemos verla a partir de las 12:00.

Ya os contaremos.

Besos a todos.

Seguimos avanzando poco a poco

Buenas noches,

Hoy Mari Patxi sigue avanzando poco a poco en su evolución.

Come bien, está viendo la tele, y recuerda perfectamente cosas de antes de la operación y de estos días.

Está un poco lenta de cabeza, y hoy parecía que estaba triste porque la recuperación iba más lenta de lo que ella pensaba.

Imagino que esto es absolutamente normal, y lo único que tenemos que hacer es esperar unos cuantos días mas.

Por cierto, sigue en la UCI, pero yo creo que es simplemente para tenerla más controlada.

Un beso a todos.

Progresa adecuadamente. Segunda parte

Buenos días,

Ayer no me extendí mucho, porque estaba corriendo de aquí para allá, y me gusta escribir cuando estoy un poco más relajado.

Como ya os comenté, el lunes fue un día extraño, en el que le vimos totalmente sedada, y daba impresión de que todo iba a ir muy lento. En ese momento. Que moviese una mano era todo un logro. Sólo movía las piernas, y aun así le costaba.

Ayer por la mañana estaba un poco mejor, nos hablaba, pero luego se quedaba dormida. Por la tarde, no paraba de hablar, hablaba como siempre, y estaba muy coherente y despierta. Incluso decía que estaba aburrida.

Hoy no sabemos que noticias tendremos, pero las de ayer son realmente buenas. Ya os las contaremos.

Un beso a todos.